GUÍA

Un relato de la batalla por la movilidad en Guadalajara

La vida en la ciudad según Tráfico ZMG

Por JAVIER ANGULO /

Ilustración: DANIELA CADENA

Print Friendly and PDF

El primer antecedente fue un grupo de Blackberry Messenger a finales de la década pasada. Gente del municipio de Tlajomulco se conectaba para informar o enterarse del caos vehicular en la avenida López Mateos, la principal arteria que lleva a Guadalajara y que en ese momento era intervenida por obras de repavimentación. En 2011 el grupo se mudó a Twitter. Al cabo de dos meses, la cuenta de @Trafico_ZMG amplió su cobertura dando reportes viales a más de dos mil personas en toda la zona metropolitana. Entonces Jorge Vélez decidió llevarlo más allá.

 

Como un periódico que tuviera lectores antes de publicar su primer tiraje, Tráfico ZMG ya era una red que la gente consultaba para conocer la situación de las calles al instante. Inclinado siempre por la tecnología (se graduó de la ingeniería en comunicaciones y electrónica en la UNAM) el fundador de este proyecto pensó en el potencial de la web para conformar un medio de expresión ciudadana a partir de una cuenta en Twitter. Lo constató después del incendio del Bosque La Primavera en 2012. La respuesta de la sociedad a la petición de donativos para los brigadistas que llevaban más de 24 horas trabajando en el bosque superó las expectativas.

 

“El periodismo tiene un compromiso social con toda esa gente que necesita voz para denunciar, que necesita voz para expresarse, para ser tomada cuenta y sobretodo para ayudar a construir la noticia”, asevera Jorge Vélez. Hoy Trafico ZMG lleva seis años informando sobre temas de ciudad, movilidad y seguridad pública. O, como lo pone Jorge, “todo lo que pasa de la banqueta hacia abajo”. Más de 586 mil seguidores en Twitter y más del millón en Facebook reciben a diario las noticias que un equipo de reporteros, editores, diseñadores, community managers y camarógrafos sube a las distintas plataformas que utiliza este medio. Cuenta con una aplicación para dispositivos móviles, canal de videos en Youtube, transmisiones en vivo por Periscope y una línea de atención por Whatsapp.

 

Estudiantes y recién egresados de carreras de periodismo se sumaron al proyecto a medida que este se encaminaba hacia la cobertura de noticias. Había que pulir un estilo. “No tenía que ser como los medios tradicionales, no tenía que ser rebuscado, tenía que ser claro y sobretodo tomar en cuenta que nosotros nacimos escribiendo en 140 caracteres. Fue un reto complicado para la gente que se agregó”, cuenta Jorge. Ahora, reportear para Tráfico ZMG implica también ir en motocicleta al lugar de los hechos y la posibilidad de prestar primeros auxilios si la situación lo requiere. Empezaron a repetirse las ocasiones en que había un accidente vehicular y los reporteros llegaban al lugar antes que los paramédicos. Entonces se les capacitó como técnicos en urgencias médicas, y llevan un botiquín en cada motocicleta. Alguno de ellos ya ha regresado a la redacción para escribir una nota después de haber salvado una vida.

 

 

Periodismo desde las audiencias

 

Un cuarto pequeño con un escritorio y las paredes cubiertas de esponja para aislar el sonido, se usa para grabar audio y video. Afuera del cuarto, tres computadoras dispuestas a lo largo de una mesa horizontal sirven a los responsables del diseño gráfico, animación y marketing. Sobre el respaldo de una silla cuelga un chaleco negro con el logotipo de Tráfico ZMG bordado. Esta es una de las dos casas remolque instaladas en un estacionamiento, la base de operaciones de este medio. En la otra, el equipo de reporteros y community managers procesa la información y difunde los contenidos.

 

 “En primera instancia nos importa mandar una alerta”, platica el editor. Ser los primeros en informar dejó de significar una prioridad, al menos en situaciones de riesgo donde una imprecisión puede costar cara. La colaboración directa de las decenas de usuarios que a diario mandan reportes a través de redes sociales obliga a depurar la información y confirmar su veracidad. Para Jorge, la parte más difícil ha sido el haber establecido desde el principio un diálogo directo con la audiencia. Asegura que no cualquier medio de comunicación se muestra tan abierto a recibir críticas por parte del público. “Y a nosotros nos han tupido. Se nos han ido faltas de ortografía, y te puedo decir que contados con los dedos de una mano se  nos han ido los errores de reportes falsos que hemos tenido. En lugar de decir ‘nos hackearon’ es admitir que la regamos y pedimos una disculpa a la gente”.

 

Gradualmente Tráfico ZMG se ha integrado al panorama informativo de la ciudad, no sin los momentos tensos que suelen ocurrir en las relaciones de prensa y el gobierno. La Secretaría de Movilidad los tiene bloqueados en Twitter. “Ya no son iguales las autoridades, y no por el cambio de color sino por el miedo a un tuitazo, a una denuncia”, dice Jorge Vélez. Un medio de comunicación fundado por personas ajenas al ámbito periodístico tampoco se gana el reconocimiento de sus colegas de la noche a la mañana. Lo que sí conlleva la presencia de Tráfico ZMG es que cada vez se quede menos información sin salir a la luz. “Ahora es más difícil para cualquier medio esconder algo, hemos apoyado esa democratización de los medios tanto para que ellos mejoren su tiempo de respuesta como para que ya no se oculte nada, y quien sale ganando es la audiencia”.

 

El crecimiento de la Zona Metropolitana de Guadalajara ha implicado la búsqueda de distintas alternativas y soluciones para la necesidad que tienen sus habitantes de desplazarse de un punto a otro. La ciudad contiene una batalla en la que el choque de valores y aspiraciones en la vía pública se vuelve inminente, todo enmarcado en la rutina diaria que involucra la convivencia entre peatones, ciclistas, motociclistas, automovilistas, usuarios y concesionarios de transporte público. Cada frente con sus posturas y sus problemas en particular, cada forma de pensar determinada por factores ya sea de clase o generacionales. Tráfico ZMG es una voz que surge en el escenario como ese impulso que pide a las sociedades organizar la comprensión de la realidad. Una ciudad que se habla a sí misma acerca de las tensiones que se generan en cada una de sus arterias. Un mosaico que a partir de 140 caracteres captó la atención de una comunidad ávida de un relato al instante de la historia reciente de Guadalajara.

Print Friendly and PDF

Territorio

¡Suscríbete!

Casa

Recibe reportajes, crónicas, entrevistas, 
0 invitaciones especiales a nuestros eventos.

Común

Plural

Tienda

© 2017 Territorio.

Contacto: redaccion@territorio.mx

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.