MANIFIESTO

No siempre hay agua en el contorno

Algo de soledad y naufragio hay en las dinámicas que definen el entorno urbano como hoy lo conocemos; en esta edición echamos un vistazo a las islas que conforman la paradoja que todos integramos

Ilustración: JIS

Print Friendly and PDF

Algo tiene la isla que solemos verla reflejada en los más diversos aspectos de la existencia. No necesitamos naufragar para conocer el aislamiento, y ya la sola palabra deriva del símbolo que representa en la geografía esta porción de tierra firme rodeada por agua. Llevamos a la isla dentro de nosotros y no sólo se trata de una metáfora para la voz que cada persona emplea en su diálogo interno. El histólogo alemán Paul Langerhans describió los islotes del páncreas que regulan la cantidad de glucosa que hay en la sangre. Esos islotes contienen células que producen insulina. La insulina se llama así porque viene del latín ínsula, que es de lo que estamos escribiendo aquí.

 

La isla se nos aparece en la actualidad y lo mismo trae vestigios misteriosos del pasado como la Isla de Pascua, que conflictos internacionales como las Malvinas, o relatos como el de la isla que sirvió de centro para la cautivadora trama de la serie Lost. Pero en territorio creemos que la isla está impregnada por toda la ciudad, y en esta ocasión dedicamos todo un número a las diferentes formas en que puede manifestarse. La universidad como un ente que decide separarse del entorno urbano aunque esté inmersa en el mismo, y el destierro voluntario que parecen practicar quienes se dedican a la academia, son temas en que el aislamento penetra en la ciudad por medio de la educación. Un encuentro con el escritor Edgardo Rodríguez Juliá traslada esta idea a la labor del cronista, “cuya provocación última se encuentra en el misterio de la ciudad”, y una visita a Miki Aldana, fundador de la vecindad ecológica Los Guayabos, nos sugiere que en la naturaleza las islas no siempre están en medio del océano.

 

La soledad se llega a sentir incluso entre la multitud, en centros urbanos con una alta rotación de inmigrantes, en destinos paradisiacos como Cancún, de acuerdo con nuestro colaborador invitado Carlos Brown, y en centros comerciales que se apropian del concepto del espacio público con fines mercantiles, según proponen Rodrigo Atilano y Gustavo Torres en una entrega acerca de estos recintos. Y es que la mercadotecnia también aísla, un día toma lo que le sirve para sus fines y después lo excluye: tal parece ser el caso de la música tradicional mexicana y en concreto la que es acompañada por mariachi, como se deja entrever en un artículo muy musical que incluimos en esta edición. El arte y la literatura contienen islas físicas y mentales que se plasman tanto en la obra como en la administración de la cultura por parte de las instituciones, y en este número también contamos con un par de textos que abordan estas ideas.

 

Hemos escuchado infinidad de veces que ningún hombre es una isla, pero ¿por qué parece que sus actividades sí llegan a serlo? Una entrevista con Alejandra S. Inzunza, co-autora del libro Narco América e integrante del proyecto Dromómanos, devela algunos aspectos del tráfico de drogas y sus alcances en terrenos que otros poderes no pueden alcanzar. Y para reflexionar acerca del significado visual de la famosa frase, la fotogalería de esta edición se centra en las personas y las maneras en que podrían, en efecto, convertirse en ínsulas. La lectura de estos contenidos podrán aislarte o conectarte con las ideas que en esta ocasión te presentamos para reflexionar acerca de nuestro entorno, pero te recomendamos que no hagas del disfrute de este acto una escena solitaria: mejor difundirlo entre las demás islas que comparten tus intereses.

Print Friendly and PDF

Territorio

¡Suscríbete!

Casa

Recibe reportajes, crónicas, entrevistas, 
0 invitaciones especiales a nuestros eventos.

Común

Plural

Tienda

© 2017 Territorio.

Contacto: redaccion@territorio.mx

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.