ENTREVISTA

Los abuelos de la humanidad

 

El trabajo documental de Daniela Silva es tan personal que le ha servido para conocerse mejor a través de la herencia cultural de su familia, pero tan universal como para aspirar a recuperar y dar a conocer una parte de la memoria colectiva del mundo.

Print Friendly and PDF

“Mi padre encontrará en el cielo/una osamenta de tierra. Para él quedará el secreto de los tiempos.”

(lucy in the sky), Nervio Náufrago, Laura Solórzano

Daniela Silva Solórzano tiene 22 años, nació en Guadalajara y dedica la mayoría de su tiempo a dirigir, explorar su entorno familiar e imprimir su estética particular a un documental que trata sobre la vida de su abuelo Federico Solórzano Barreto, quien posee la colección de fósiles más grande del país, y algunas otras colecciones que forman parte del pasado colectivo de la ciudad. La grabación del documental se realiza en la casa de Federico, ubicada en la Seattle, una de las colonias más originales de Guadalajara. Entre empedrados, árboles infinitos y un microclima envidiable que logra silencios prolongados en medio de la ciudad, se construye un proyecto que busca ser lo suficientemente universal como para ofrecernos claves e interpretaciones sobre la ciudad que habitamos. La idea de realizar un documental nació cuando una amiga de Daniela, después de una entrevista que le hicieron a su abuelo, le hizo ver la fuerza especial que había detrás de su historia.

 

Daniela estudió artes audiovisuales, y aunque su idea inicial era cursar la carrera de Relaciones Internacionales, la dirección cinematográfica la atrapó. La curiosidad es una de las palabras que más repite al momento de hablar de su trabajo, de su ciudad, de los museos, de sus abuelos y sobre todo de cómo se ha construido su personalidad. Entre las muchas herencias culturales que le ha dado su familia, está el orgullo de considerarse atea y de izquierda “mucha gente se considera católica porque su familia es católica, yo me considero atea por tradición familiar”. Laura Solórzano, su madre, la describe como una persona independiente, entusiasta, valiente, y dispuesta a trabajar y actuar. No ha escatimado esfuerzos para cumplir con sus tareas, menciona. En cambio Federico Silva, su padre, asegura que el razonamiento y la reflexión son recursos que utiliza Daniela para decidir acerca de su vida.

 

El bagaje cultural de la familia de Daniela es inmenso: es bisnieta de Vicente Lombardo Toledano; en San Luis Potosí hay un museo de escultura que tiene el nombre de su abuelo materno, su padre es pintor, su tío es Jis el caricaturista y su madre es poeta. Cuando estaba planeando el documental pensó en hacerlo sobre sus dos abuelos que compartían nombre, talento y curiosamente, el día de apertura de un museo con sus nombres, respectivamente.

 

La entrevista se realizó en el estudio de Federico Solórzano. Es un espacio rodeado de colecciones: soldados diminutos, comics, bichos, tazas, artículos científicos, libros, revistas y un disco perfectamente acomodado de Paulinho Da Costa. En su escritorio, que parece no haber sido tocado desde hace mucho tiempo, están acomodadas hojas con las definiciones de algunos signos como pi o la sílaba om, el fragmento de lo que parece ser una novela y un animalario universal. El acomodo de los objetos sobre el escritorio podría sugerir que se trata de un acertijo, pero lo cierto es que es el espacio de alguien curioso, ordenado, serio, pero con mucho sentido del humor.

 

En una parte de su biblioteca hay un documento académico que tiene como título, con un poco de humor involuntario: “Hallazgo de un fósil humano con características primitivas que plantea interrogantes difíciles de contestar”. El documento es sobre un fósil que encontró y que data de hace 300 mil años, lo cual parece confrontar la idea de que existe civilización humana en América apenas hace 13 mil años.

¿Cuando creciste sabías que había algo especial en casa de tu abuelo?

Sí sabía, y por eso hoy es aún más mágico. Mi abuelo nos recuerda con su casa lo bonito del fin de una época. Todo es mágico y muy antiguo. Antes nunca nos dejaban entrar a la biblioteca. Las visitas siempre fueron con mucho cuidado. Mi abuelo entraba con nosotros y nos explicaba cada una de las colecciones que tenía. Para el documental necesito dejar de sentir para hacer cosas. El otro día soñé que comía sobre su panza, tal vez porque siento culpa de que estamos invadiendo su espacio. Hoy estos espacios son más especiales para mí porque antes no podía entrar.

 

¿Cómo ha sido la experiencia de dirigir?

Es muy bonita, yo había producido pero me di cuenta que no me gusta la producción. Me gusta más la dirección porque estás al mando y te toca hacer de forma creativa que el proyecto se vea y se escuche bien. Es fundamental tener buena estética o buen gusto, y creo que yo lo tengo. El buen gusto es difícil de impregnar, pero creo que si lo trabajo puedo hacer cosas interesantes con él.

 

¿Que dice el documental sobre la ciudad?

El documental es muy importante para la ciudad, porque la familia de Federico [mi abuelo] es de mucha tradición en Guadalajara.  Era una familia con mucho dinero cuando Federico empezó a trabajar hace 70 años en la paleontología. Eso permitió que pudiera tener la colección más grande de fósiles de América Latina. Él ha hecho mucho por la ciudad, pero es su esposa es la que se ha dedicado a dar a conocer su trabajo. Él fue socio fundador de la Sociedad de Ciencias Naturales de Jalisco, dio clases en la universidad durante muchos años, mientras ella hizo la chamba de relaciones públicas. Ella era Yucateca. Gracias a esa popularidad se hizo el Museo de Paleontología en Guadalajara. Sin el trabajo de ella no lo hubieran volteado a ver. Fue muy importante emocional y profesionalmente. En cambio, él era tímido y hasta un poco nerd. Nunca se esmeró en ser conocido.

 

¿Cuál es la herencia cultural que te dejaron tus abuelos?

El documental inició muy separado a mi abuelo. Traté de no verlo como una nieta, pero la verdad es que me estoy conociendo a mí misma a través de él. Me cae el veinte de muchas cosas.  Para mí la mayor herencia  de mis dos abuelos es la responsabilidad de hacer bien las cosas y mostrar que la curiosidad es básica para cambiar el mundo. Federico Solórzano siempre tuvo curiosidad, constancia y pasión por lo que hacía. Creo que esos valores se están descuidando. Son esas cosas que sirven para que el mundo cambie. Él es un abuelo de la humanidad. Recuperar esos valores es importante frente a la inmediatez que predomina.  Yo siempre he dicho que Federico es un curioso y no un acumulador. Tenía curiosidad sobre minerales, tenía lana y se compraba una colección importante. Durante 55 años sus alumnos vinieron a su casa. Todas las colecciones las compartió. Tiene una colección de armas, porque le daba curiosidad su funcionamiento. Tiene tazas. Intentaba aprender sobre los objetos que coleccionaba. Todo lo hizo por curiosidad. Se cuestionaba lo más que podía, lo aprendía y después lo enseñaba.

¿Qué hacer con los museos?

Me gustaría hacer un documental de protesta sobre el poco apoyo económico a los museos. Lo únicos museos que tienen apoyo son el Trompo Mágico y el Hospicio Cabañas. Todos los demás museos de la ciudad están abandonados. El Museo de Paleontología podría ser de nivel mundial. Me encantaría a partir de este documental tener recursos para que se convierta en un gran museo de historia natural. Los dinosaurios de los grandes museos son réplicas, mientras que el Museo de Paleontología tiene mucho material original que podría ser bien aprovechado.

A mí me encantaría hacer un museo de la ciudad. Mi abuelo tiene una memoria gráfica muy rica sobre la ciudad.

 

¿Por qué el documental se llama “Donde se quedan las cosas”?

Es un nombre que a mí me gusta mucho. Además siempre me he cuestionado qué pasa con las cosas cuando tú ya no estas con ellas. Cuando estás con las cosas le das vida, pero ya no tienen el mismo significado cuando mueres o te vas. La casa de mi abuelo es una casa llena de cosas, no todas tienen valor económico, pero son importantes y valiosas para la historia de la ciudad o para otras generaciones. Me gustaría tener los recursos para hacer un museo de historia de la ciudad y proponerle a mi familia comprarles todos estos objetos. Los museos son para la ciudad. Me gusta mucho preguntarme cómo llegan las cosas a los museos. En los grandes museos hay salas dedicadas a personas. Mi abuelo viajó y trajo arena de otros países. Me interesa saber cómo las cosas del mundo se mueven y llegan hasta un lugar específico como un museo. En esta casa de Guadalajara se albergan cosas que estaban en movimiento en otro lado, pero de pronto alguien las recuperó y se quedaron aquí.

 

¿Tendrán relevancia los museos en el futuro?

Yo trabajé en el Museo de Paleontología. Para los niños es importante un museo ya que incentiva la curiosidad. No tienes que ser científico, la curiosidad por sí misma es importante. Se supone que están en extinción, pero yo creo que los museos son la personalidad de la ciudad y el país. En una ciudad como Guadalajara, siempre tiene que haber lugares que nos recuerden nuestro pasado, para estar conscientes de nuestro presente y mejorar nuestro futuro. Para recordar y al recordar, no olvidarnos, para así mejorar el futuro. Para como vamos, en este país parece que quieren que nos olvidemos de todo. No creo que necesitemos más museos, sino mejorar los que ya tenemos, darles la importancia que tienen. No es hacer más edificios o casas, sino cuidar los que ya tenemos. En Guadalajara no hay presupuesto para los museos. Tenemos que recuperarlos y ayudar a hacerlos relevantes.

 

¿De dónde viene tu visión del mundo?

Creo que viene de mi mamá y de mi papá. Son rebeldes. Mi madre es poeta, viajó mucho y creció en un ambiente de mucha libertad. Yo también crecí con mucha libertad. Mi papá siempre está de nuestro lado dándonos opiniones informadas y muy académicas. Es un genio. Tiene un taller de esculturas y hace investigación relacionada con la ciencia y el arte. Sus esculturas tienen que ver con la creación del universo. Hablar con los dos me enriquece muchísimo. Lo que ellos absorbieron de sus familias es lo que más me ha influenciado.

¿Cómo te imaginas el futuro sin la recuperación de los objetos del pasado?

Yo creo que el futuro, para que sea uno que valga la pena, tiene que ser a través de la recuperación del pasado. Estamos en el borde de algo. Tenemos que hacer algo. No excedernos en todo. Estamos estirando mucho la cuerda.

 

¿Como va el proyecto del documental?

El documental tiene que estar listo en noviembre. Tiene que ir de gira por algunos festivales  para que lo vea mucha gente. Lo que quiero lograr es sembrar  las ganas de conocer más e incentivar la curiosidad por las cosas. La ciudad de Guadalajara es un personaje en el documental, pero mi reto es que el tema sea muy universal.

 

¿Qué proyectos tienes en mente para el futuro?

Me gustaría hacer un trabajo de ficción sobre Vicente Lombardo Toledano, mi bisabuelo. Tiene una vida muy interesante, desde muy joven hizo muchas cosas importantes para el país y hay mucha valentía y romanticismo en sus actos.

[En la parte superior de la casa del abuelo de Daniela, que recorremos después de la entrevista, hay un cuarto que parece laboratorio en donde está clasificada una parte de la colección de fósiles. Hay arena guardada en botes de cristal y cada uno tiene una etiqueta pegada que indica el lugar en donde fue recolectada; hay brochas, peines y algunos cuernos de venado colgados. En una esquina están unas figuras rebuscadas de fósiles incrustados en una madera, como trofeos, y cada uno tiene una tarjeta con títulos como: “erotismo catódico”, “desplazamiento intemporal de lo trascendentalmente inasequible”, “condrita esquizoide completamente normal”,  “pulsasión nula antecedente”, “paralelepípedo distorsionado por el viento”, “isótopo con personalidad dividida”, “sinfonía muda para catarsis plana”, frases que parecen ser el producto de un nuevo género literario o simplemente una mezcla de palabras sobre ciencia, humor y poesía.]

Print Friendly and PDF

Territorio

¡Suscríbete!

Casa

Recibe reportajes, crónicas, entrevistas, 
0 invitaciones especiales a nuestros eventos.

Común

Plural

Tienda

© 2017 Territorio.

Contacto: redaccion@territorio.mx

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.