COLECTIVO

¿La ciudad es una isla?

 

La separación entre una ciudad y otra, las delimitaciones entre las localidades y entre sus habitantes, nos llevan a pensar las maneras en que podemos aislarnos o participar en un juego de interacciones que nos trasciende

Print Friendly and PDF

Lupita Martínez

Músico

No, porque una isla está sola, y para poder buscar algo más te tendrías que trasladar a otro lugar. Yo creo que nosotros no estamos en una isla, tenemos bastantes opciones de movernos. No estamos en un círculo que no nos deje salir de lo mismo, creo que tenemos bastantes cosas que hacer, a donde llegar y cómo llegar, no estamos encerrados.

Jorge Zepeda Patterson

Periodista

Pienso que todos somos una isla, pero como esas muñecas rusas, metidos en otra isla, y a su vez en otra isla. El reto es cómo siendo islas vivimos en comunidad, y somos archipiélagos. Dicho de otra manera, la lucha permanente entre el Narciso que llevamos dentro que nos convierte en una isla, y la necesidad de que somos en relación con otros, y nos convierte en archipiélagos, es un desafío permanente.

Alejandra Inzunza

Periodista

Elizabeth Santillán

Habitante

La ciudad es una isla, porque el modelo económico está muy centralizado. Todo está enfocado desde el centro y tiene sus raíces externas. Pero la verdad, desde mi perspectiva eso no está muy bien, no ayuda mucho a las personas que viven en la periferia, que se desarrollan en la periferia. Y hay muchas cosas buenas que tiene la periferia.

El hablar de una isla es hablar de un lugar aislado, sin conexión a nada ni nadie. Podría llegar a ser en momentos, creo yo, lejano a lo cercano. Si lo queremos ver desde un ángulo más metafórico, una isla es no conocer lo que te rodea y vivir aceptando esa condición.

Laura Castro Golarte

Periodista

Alejandro Mendo

Arquitecto

La ciudad son vórtices, son hoyos negros para las regiones y los ecosistemas. Son sitios de alta gravedad a donde llega multitud de materias y energía como comunicaciones y cuestionen inalámbricas. Y se transforman, algo les pasa y arrojan desperdicios de nuevo a la región. Son organizaciones muy dañinas para el entorno natural. Las ciudades son una realidad tecnosocial, es un supersistema que absorbe, consume, digiere un número inconmensurable de materia, energía e informaciones y lo que devuelve es de tritus, basura y porquería. Están jugando un papel depredador, para las regiones y los ecosistemas, por eso se habla de sustentabilidad. Pero la sustentabilidad es una falacia, en inviable, es un contrasentido. La ciudad no es sustentable por definición, es insustentable por definición. Entonces cuál es el movimiento posible, los que muchos llaman la contraurbanización. Es decir, la ubicación aislada, distribuida racionalmente de pequeñas comunidades de dimensión baja en todo el territorio. Con un nivel de autonomía, esa es la idea de la contra urbanización. Ese sería el otro lado de la moneda a la concentración y macrocefalia urbana. La contra urbanización, pero todavía cuesta mucho trabajo en un mundo que tiende a centralizar,a concentrar, a individualizar.

No, porque las redes y las conexiones con el campo ahí están. Estamos integrados geográficamente y por necesidad a los alrededores, no hay algo que nos separe del campo. Aunque mucha gente no lo tenga consciente, todos los días comemos campo.

Alberto Ángel

Músico y académico

Desde el punto de vista psicosocial, nada puede ser una isla, y mucho menos una ciudad que forma parte de un país, económica, política, geográfica, social, y psicológicamente hablando. Una ciudad es un centro de intercambio social, cultural, económico y así ha sido desde siempre. Hablando de México, en las épocas prehispánicas recordemos que el centro de intercambio económico más importante del mundo (porque no existía una ciudad donde hubiera un intercambio cultural y económico de esta magnitud) se llamó Tlatelolco. Aquí, según nos hablan nuestros historiadores, se calculaba una visita de más de 500 mil personas cada semana para poder realizar este intercambio, así que una ciudad definitivamente no puede estar aislada.

 

Tal vez la pregunta haya surgido de aquella famosa canción de José Alfredo Jiménez que decía “las distancias apartan las ciudades y las ciudades destruyen las costumbres”. No, las ciudades también han sido grandes centros promotores de nuestra cultura y no pueden desvincularse unas de otras, ni siquiera en aquella época feudal, en Europa, donde se tenían las ciudades amuralladas, ni siquiera en aquella época permanecían aisladas. Cuando una ciudad forma parte de una sociedad, de ninguna manera puede permanecer como una isla.

Edgardo Rodríguez Juliá

Escritor

No lo es; todas tienen esa playa que llamamos "suburbia", o la extensión suburbana, que primero es "ciudad dormitorio" y luego termina tragándose al pueblo pequeño.

Print Friendly and PDF

Territorio

¡Suscríbete!

Casa

Recibe reportajes, crónicas, entrevistas, 
0 invitaciones especiales a nuestros eventos.

Común

Plural

Tienda

© 2017 Territorio.

Contacto: redaccion@territorio.mx

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.