NÓMADAS

Gula de oficio

Los ingredientes del número sobre la palabra hambre son personas pensando la ciudad

Ilustración: INÉS DE ANTUÑANO

Print Friendly and PDF

LUIS
GATICA

Escribí mi colaboración basándome en una discusión en mi muro, y en sentido estricto, todos los textos son eso: continuaciones de conversaciones. Así, fue raro para mí conversar de esta manera sobre la gordura cuando yo nunca he estado ahí. Pero hay una trampa: en realidad no quise hablar de la gordura, sino de la política, y espero haber textualizado esa distinción. Al final lo más complicado fue intentar no convertirme en otra forma de la misma policía.

MARIANNA

MADRIZ

Cuando pienso en hambre naturalmente pienso en desesperación, necesidad o comida. Hay quienes se desesperan y comen por ansiedad; otros necesitan comida y a veces no la encuentran, mientras que hay aquéllos que desean satisfacerse y lo hacen fácilmente. Al final, mi portada es un juego de personajes para estos escenarios, y una ligera visualización de un tema más complejo.

LUIS

MORENO

Para este número, debo reconocer, decidí dar rodeos, evitar dar en el blanco y no tocar el tema en su significado más básico, ni en sus alcances más primitivos, porque el hambre es y será la más horrenda de las necesidades. Afortunadamente, la naturaleza del texto me dio la posibilidad de hacerlo. Quién sabe qué habría pasado si me hubiera tocado hacer una investigación sobre el hambre en la ciudad, porque hablar de hambre como un mal cotidiano en la actualidad es hablar del fracaso de la raza humana. Y yo quiero pensar que todavía hay esperanza. El arte puede ser un reducto de ella.

ENRIQUE

REYES

Comemos sin pensar que estamos satisfaciendo una necesidad que mueve al mundo: para adelante y para atrás. Es increíble que a estas alturas ya no sólo nos mate la escasez de alimento, sino también la abundancia de él.

LUIS
SÁNCHEZ

La cocina es un espacio con muchas posibilidades de transformación. La ciudad necesita proyectos que permitan desde la cocina transmitir el conocimiento que nos hace preocuparnos por nuestro entorno. Con la cocina no basta, necesitamos hacernos responsables de lo que sucede más allá de los restaurantes, y sobre todo, tenemos que comunicarlo mejor.
Print Friendly and PDF

Territorio

¡Suscríbete!

Casa

Recibe reportajes, crónicas, entrevistas, 
0 invitaciones especiales a nuestros eventos.

Común

Plural

Tienda

© 2017 Territorio.

Contacto: redaccion@territorio.mx

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.