MANIFIESTO

Falsos puntos de fuga
para personas inquietas

Ilustración: INÉS DE ANTUÑANO

La trampa es contra lo establecido, y en una sociedad que se obsesiona cada vez más por la novedad, eludir el engaño pasa de ser un método de supervivencia a un estilo de vida. Implica un esfuerzo ser indiferente a la novedad, pero lo asumimos como una determinación de no ceder ante la trampa que impone la actualidad. La indiferencia como una tabla de salvación que nos aleja de la cotidianeidad, que nos libra de ahogarnos en la monotonía de una cultura que valora lo nuevo por encima de todas las cosas.

 

El juego del capital dispone sus reglas y la ciudad se erige como su campo de acción. El tramposo encuentra una forma periférica de transitar en este sistema, y su éxito dependerá de la medida en que asuma la verdad y la mentira como dos conceptos que no se excluyen entre sí. La equivocación no sólo proviene del error, también está en creer que la certeza es confiable al cien por ciento. Un sistema de conocimiento es simplemente una opción más para entender la manera en que funcionan ciertos entornos, y la validez que se le otorga con base en su efectividad no implica que sea el único que merezca la aprobación general. Esta situación la hemos visto en la idea de salud que está inserta en la sociedad a partir de la medicina alópata, así que le dedicamos un artículo. La industria farmacéutica y sus expertos han salvado vidas, pero sería ingenuo pensar que en su ámbito, la trampa no seduce ¿En verdad la cura a todo padecimiento sólo puede venir de la ciencia médica?

 

Y así como tendemos a pensar que nuestra salud está únicamente en manos de gente que usa batas blancas, en algún momento se decidió que el poder de la información nos debe llegar a través de personas enfundadas en traje sastre. La fotogalería de este mes expone esos rostros que conducen los noticieros, con todo el proceso que implica una puesta en escena cuyo objetivo está en decir, sin decir, que la veracidad y la objetividad son el principal motor de lo que vemos en pantalla. La magia de la televisión tiene formas muy asequibles de llevarse a cabo, pero la magia de los ilusionistas supone secretos que no están a la luz para cualquiera. Entrevistamos a un mago no porque nos interesen los casos de charlatanería en esa profesión, sino porque la magia en sí misma representa una trampa a la lógica con que, asumimos, funciona esta realidad.

 

También se llega a asumir que cualquier persona, por el hecho de nacer, tiene garantizado el acceso al agua. Si la naturaleza se ha encargado de que no falte un elemento tan básico para la vida ¿en qué punto resulta que no hay suficiente líquido para todos? Más allá de un asunto de sobrepoblación, el agua también divide a la sociedad con base en las decisiones que se toman para su manejo y a las falsas percepciones que se tienen de ella. El agua tiene su ciclo y las personas tenemos otro, mayor al que comúnmente creemos que nos corresponde. En el caso de la arqueología, el arraigo es una trampa. Entrevistamos a un personaje clave en la arqueología nacional, para confrontar la centralidad de una idea que nos hace ver a esta ciencia como una ocupación que sólo se encarga de pirámides y monumentos. Analizamos también para esta edición de territorio la ideas que se desprenden de la prensa sensacionalista para descubrir cómo es nuestra ciudad.

 

Las hay burdas y las hay sofisticadas, unas son inocentes y otras más elaboradas. Hay trampas que pueden costar la vida y otras, no menos crueles, son las del pensamiento. El autoengaño puede ser la trampa más peligrosa cuando produce la ilusión de libertad. Pero ilusoria o no, lo cierto es que hoy, estimado lector, eres libre de leer lo que quieras. Así que te invitamos a leer la edición número cinco de territorio. Que la disfrutes.

Print Friendly and PDF
Print Friendly and PDF

Territorio

¡Suscríbete!

Casa

Recibe reportajes, crónicas, entrevistas, 
0 invitaciones especiales a nuestros eventos.

Común

Plural

Tienda

© 2017 Territorio.

Contacto: redaccion@territorio.mx

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.