ASTROLABIO

Estar rodeado

Cualquier lugar puede ser una isla, incluso cualquier cuerpo puede ser considerado una;
la idea de aislamiento que en nuestra mente se configure es la medida

Por LUIS MORENO /

Ilustración: JIS

Print Friendly and PDF

A la hora de la comida, León me platica la película que acaba de ver: una niña tiene una piedra que brilla y que hace que ella y un muchacho encuentren una isla que se llama Laputa o Laputu -dice que no sabe bien el nombre y sonríe-, que es flotante, tiene muchas plantas, un árbol grandísimo y viven unos robots con brazos que se hacen alas y unos rayos destructores que salen de sus ojos; una película larguísima, como de tres horas. Yo sonrío y recuerdo a Lanna y Conan, otros dos jóvenes protagonistas de una serie animada dirigida también por Hayao Miyazaki, donde también hay islas que funcionan como personajes. Le digo a León que si le gustó El castillo en el cielo, le voy a poner una caricatura de un niño muy fuerte que usa los pies como manos y aguanta mucho tiempo bajo el agua que se llama Conan. Él asiente con emoción y regresa a su plato. Yo pienso en Industria y en Isla Paraíso, las tierras que simbolizan las fuerzas antagonistas de Conan, el niño del futuro; también pienso en la isla Laputa, la original, la que Gulliver visitó y abandonó al poco tiempo, desilusionado de la gente que habitaba esa porción de tierra volante. Tierra volante, isla. A pesar de no estar rodeada de agua, Swift la nombra isla y nosotros los lectores, no objetamos acerca de esta situación. Y no lo hacemos porque no es el agua lo que hace a la isla, sino lo que provoca: alejamiento, marginalidad o refugio: aislamiento. Gran Bretaña raramente es considerada una isla, pero Madagascar o Borneo casi siempre llevan su “isla de” como título nobiliario vergonzoso, a pesar de que éstas son más extensas que aquélla. Cuestiones de demografía, economía, teorías eurocentristas.

 

Cualquier lugar puede ser una isla, incluso cualquier cuerpo puede ser considerado una; la idea de aislamiento que en nuestra mente se configure es la medida. Yo soy una isla en el mundo, en el país, en la ciudad, una isla que se mueve, que se acerca, que se aleja a voluntad, al menos la mayoría de las veces. Las ondas que se crean en la isla vecina, pueden llegar sólo como un oleaje casi imperceptible en mi costa, o como un maremoto. En la actualidad, donde se cree en la interconexión como algo ineludible, la idea de isla como escape, como refugio, toma una fuerza tentadora.

 

Las ínsulas además de volar, también se disfrazan. La isla de If se presenta como la perdición para Edmond Dantés, pero Montecristo es la fuente de su riqueza, la llave de su venganza. Ogigia se le planta a Odiseo como la posibilidad de la inmortalidad y el olvido, pero el héroe la cambia por Ítaca, la patria, el terruño, el origen. Aunque éstas bien podrían llamarse Calipso y Penélope. Utopo manda cortar un istmo de varias millas para crear Utopía, el lugar perfecto precisamente porque transmutó en ínsula lo que era península. El aislamiento eleva a un pueblo inculto a la civilización plena que describe Tomás Moro en su obra más conocida. La isla entonces no es prisión, sino camino. A Sancho le prometieron la Barataria, pero cuando la tuvo, ya no la quiso, pues entendió que no estaba hecho para la isla, ni la isla estaba hecha para él, ni isla era.

 

Cuando dos islas-cuerpo se unen, dejan de ser archipiélago, sus costas se empalman, crean una nueva tierra, un continente, pangea; la teoría de la deriva continental a la inversa: el amor. Neruda en su isla:

 

He dormido contigo

y al despertar tu boca

salida de tu sueño

me dio el sabor de tierra,

de agua marina, de algas,

del fondo de tu vida,

y recibí tu beso

mojado por la aurora

como si me llegara

del mar que nos rodea.

 

El mar nos rodea, aunque no sea mar. Ser isla es estar rodeado, es su rasgo esencial, haya sido voluntario o no. Por eso León aceptó inmediatamente, que la Laputa de su película era una isla, por eso llamó más su atención el nombre del lugar, o la vegetación o sus habitantes, que son en muchos sentidos, islas dentro de islas.

Print Friendly and PDF

Territorio

¡Suscríbete!

Casa

Recibe reportajes, crónicas, entrevistas, 
0 invitaciones especiales a nuestros eventos.

Común

Plural

Tienda

© 2017 Territorio.

Contacto: redaccion@territorio.mx

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.