REFLEJOS

Así como somos

Ruby, Gustavo, Aide y Robert, son albinos. Cuando caminan por las calles,
las miradas de quienes les observan pasar se pierden en la blancura de su piel,
el tono de su cabello, el color de sus ojos.

Por MICHELLE VÁZQUEZ

Ruby, es modelo y activista. Lucha por defender y hacer que las personas albinas sean respetadas, busca formar una asociación civil llamada "Albino Latino", para informar a más personas sobre lo que significa el albinismo y sobre los cuidados que se deben tener, pero sobre todo para hacerles saber que no están solas, que deben de salir, divertirse, disfrutarse y  quererse como son.  Gustavo tiene 28 años, se dedica a hacer pizzas, y aprovecha la mayor parte de su tiempo libre para salir con sus amigos y escuchar música. Aide es maestra de secundaria, da clases de civismo en Lagos de Moreno y camina todo el tiempo ya que en Lagos parece ser el paraíso del peatón, todo queda cerca, y los carros ceden siempre el paso. Cuando cruza las calles, lo hace con seguridad y sin detenerse porque sabe que el paso será siempre primero para ella. Aide tiene dos hermanos, uno de ellos, Ángel, también es albino, sus padres nunca los trataron diferentes, han vivido de manera normal, con los cuidados que se requieren, pero ella dice que son los cuidados que la mayoría de nosotros debemos tener, cuidar nuestros ojos, piel y protegernos del sol.  "Uno mismo es quien se sugestiona, si uno pide que le traten diferente, ¿como pide igualdad? La diferencia no la marca la gente, si no uno mismo".  Y Robert es guitarrista, de una banda de Rock pesado llamada "Caligatum". En la mayoría de los conciertos en los que toca las personas le gritan todo tipo de cosas, que dice, "no cualquiera soportaría". Una vez en un concierto le gritaron "Abuelo" por su apariencia, pero Robert tiene 24 años. Lejos de ofenderse le da risa, además esas mismas personas que le gritaban ofensas burlonas, son las que al final del concierto piden tomarse una foto con él.  A Robert le gustaría dar charlas a niños albinos y a sus padres, para que juntos comprendan que el albinismo no es ninguna enfermedad, o algo por lo que las personas deban esconderse, o sentirse abrumadas, o tristes; quiere decirles que se sientan seguros por ser quienes son porque "lo importante es vivir la vida con actitud, con actitud para enfrentar adversidades y con actitud para disfrutar de la vida."

 

****

 

Esta serie la comencé después de ver el documental "La historia del camello que llora". Narra la historia de una camella que no quiere a su hijo por haber nacido albino. Leí noticias sobre la caza de personas albinas en algunos países de África como Tanzania y Malawi, donde la superstición y la ignorancia las está matando. La mayoría de ellas son perseguidas, mutiladas y asesinadas porque algunos consideran que las partes de su cuerpo poseen poderes mágicos.

Quise saber cómo es la vida de las personas albinas que viven cerca de mí. Conocí la historia de Ruby, Gustavo, Aide y Robert, quienes quieren mostrar que el albinismo no es algo para sentir vergüenza; personas que demuestran con sus actitudes que aceptarnos y amarnos así como somos es el primer paso para que nos respetemos.

 

Print Friendly and PDF

edición veintiuno

Territorio

¡Suscríbete!

Casa

Recibe reportajes, crónicas, entrevistas, 
0 invitaciones especiales a nuestros eventos.

Común

Plural

Tienda

© 2017 Territorio.

Contacto: redaccion@territorio.mx

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.