MANIFIESTO

¿A quién le perteneces?

Somos parte de una red que muchas veces no elegimos, pero cuando se trata de escoger un bando lo hacemos con gusto. Hablar de nuestra procedencia es dar a conocer la sociedad que fue capaz de inventarnos.

Ilustración: INÉS DE ANTUÑANO

Print Friendly and PDF

Aquí la dama fayuquera, con todo respeto, le compra carne al técnico en bueyes, y se le desorganiza la panza; luego va con el doctor, y el doctor en lugar de darle carbonato la opera; pero luego se le descompone el carro al doctor, y cae aquí con mi compadre y resulta que mi compadre se lo tranza, pero luego a mi compadre se le descompone la tele y tiene que caer aquí con el ingeniero electrónico y este se lo abrocha.

 

¿Y usted en qué equipo juega?

 

Ah, yo tengo una funeraria, y ahí los espero a todos.

 

Mecánica Nacional (1972)

-

 

 

 

 

 

 

 

-

 

-

Decir que somos de un lugar no es tanto referirnos a donde nacimos, sino a la comunidad que nos produjo. Basta el nombre de una ciudad o un pueblo para dar a entender que somos de los que hablan así, de los que comen esto, escuchan lo otro, de los que se comportan de esta forma, los que saben o los que ignoran algo. Las personas no solemos andar mucho por el mundo antes de formarnos ideas y nociones acerca de cualquier cosa, se nos da bien clasificar con base en las características que relacionamos con cada comunidad que nos encontramos. Porque somos seres sociales, porque las sociedades nos generan para que nosotros intentemos pertenecer a otras o inventar las propias. Y las nociones son todo lo que conforma nuestro sentido de pertenencia.

 

Nadie estaría jugando Pokemon Go en la calle si no quisiera ser uno más de los que parecen pasar un buen momento con sus teléfonos. En las industrias creativas y de entretenimiento están algunas de las comunidades más populares de hoy en día. Los fans de la serie, los fans del juego, los que leyeron el comic, los que vieron la película, los que compraron la consola, los que bajaron la aplicación. Del otro lado, están los que toman las decisiones, quienes diseñan los productos, pierden o se llevan el dinero. En esta ciudad hay una creciente industria creativa y en el número #Social de territorio, Angel Melgoza ofrece un panorama de esta escena.

 

En esta edición seguimos la pauta de diferentes dinámicas comunitarias, dentro y fuera de esta ciudad. David Moreno Gaona aborda el fenómeno de la "Beatlemanía", el furor causado por el cuarteto de Liverpool en los sesentas y la manera en que una sociedad tradicionalista en Guadalajara recibía entonces la extraña tendencia de los jóvenes, de traer el pelo como un Lennon o un McCartney. De música también es la entrevista que incluimos con Juan Pablo Contreras, el compositor mexicano más prestigioso de su generación, quien detalla el sentido social que impregna en sus piezas de música clásica.

 

El sentido de pertenencia nos mueve y las ganas de formar parte de algo más grande nos definen, pero ¿qué pasa con las decisiones que nos afectan en general, tan solo por ser parte de la población en un punto específico? Este año en Culiacán, Sinaloa, se remodeló la avenida principal de la ciudad y se cambió su circulación, con lo cual se dejó ver un interés muy particular en diferentes sectores de la sociedad, por participar en el cambio más controversial que ha tenido la localidad en los últimos años. Javier Angulo nos trae el recuento de ese caso. No es la primera vez que el urbanismo ocupa el foco de la discusión en un entorno violento. En entrevista realizada por el equipo de territorio, el arquitecto Jorge Pérez Jaramillo explica las particularidades en la planeación urbana de Medellín, una transformación que se ha vuelto referente internacional y en la cual participó.

 

De vuelta en Guadalajara, o más bien en los límites del área metropolitana, Juan Ignacio Orozco analiza el fenómeno de los conjuntos habitacionales a bajo costo, donde las desarrolladoras aprovechan el suelo barato para construir viviendas que fracasan en el propósito de generar comunidad y calidad de vida. Pero a veces no hace falta aislarse para sentir que algo anda mal. En la fotogalería de esta edición, Sebastián Utreras retrata personas que aparentan cualquier cosa menos felicidad en las calles de Chile, un país donde el 17 por ciento de la población padece depresión de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud. La acompaña un texto de Rafael Gumucio, que parece recalcar la sensación contenida por el blanco y negro de las imágenes.

 

En contraste, tenemos una vez más todo el color de las ilustraciones de Inés de Antuñano, así como la portada que en esta ocasión corre a cargo de Martha Rivas, y el diseño editorial de Marce Gámez. Esta edición #Social fue hecha para ti y para tu sentido de pertenencia, porque además de todo queremos que seas parte de la gente que lee territorio.

Print Friendly and PDF

Territorio

¡Suscríbete!

Casa

Recibe reportajes, crónicas, entrevistas, 
0 invitaciones especiales a nuestros eventos.

Común

Plural

Tienda

© 2017 Territorio.

Contacto: redaccion@territorio.mx

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.